No me quedaba espacio en la cabeza, y decidí volcarlo en algún sitio